Recetas típicas de la gastronomía tropical

Natilla

Aunque se desconoce el origen exacto de las natillas, una idea bastante extendida es la que situa su nacimiento en los conventos a lo largo de Europa aunque se desconoce la fecha precisa. Esta teoría, expresan algunos artículos publicados en Internet, presenta coherencia debido a la naturaleza sencilla de su elaboración, su reducido coste económico y su riqueza alimentaria basada en grasas animales y proteínas al contener huevos y leche. Por todo esto, constituiría un plato idóneo para los conventos, donde siempre ha existido cierta potenciación en el desarrollo de la cocina dulce a la par de cierta cultura de austeridad. Otras teorías sitúan su origen en la repostería francesa debido a las frecuentes épocas doradas de las que fue protagonista. Su notabilidad comenzó ya en la época de la República Romana dotando de ciertas directrices el estilo culinario que hoy conocemos como cocina mediterránea pese a que en la actualidad no es principal su presencia en Francia. La posterior introducción de las especias a lo largo de la Edad Media imprimió el singular carácter que tiene en la actualidad la cocina franca aunque no fue hasta el Renacimiento, que trajo consigo el retorno de los placeres mundanos en todos los ámbitos de la vida cotidiana, el desarrollo fundamental de golosinas, pastelillos y demás manjares reposteros. En este épocase especula la creación, entre otras, de las natillas y su posterior evolución (añadiendo canela, vainilla, etc.) durante el siglo XVIII, en el cual Francia experimentó una apertura al mundo repentina y sorprendente. Todo esto, junto a un recién nacido espíritu liberal, produjo un enriquecimiento muy importante de la mesa y modales en la Francia revolucionaria.

 Ingredientes:                                                                     

                                                                                    

3 tazas de leche                                                                      
1 cascarita de limón verde
1 rajita de canela                                       
1/2 taza de azúcar
3 cucharadas de maicena                                        
3 yemas de huevo
1 cucharadita de vainilla
1 cucharadita de canela en polvo

 

                                                                                                                                fotos: 1ª canela en rama y en polvo 

                                                                                                                                             2ª ramas de vainilla

Preparación:

Hervir la leche con la cascarita de limón y la canela. Se le añade el azúcar, revolviendo hasta disolverla.

En un recipiente aparte, con un poquito de leche, se diluye la maicena y se mezcla con las yemas batidas.

Se agrega la leche gradualmente y se vuelve a poner al fuego lento, revolviendo hasta que cuaje.

Al retirar la mezcla del calor, se incorpora la vainilla líquida sin dejar de mover.

Dejar de enfriar y vertirlo en una dulcera. Se espolvorea con canela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s